Las propiedades de la Piña:
Corominas considera que la fibra que contiene la piña, en su jugo y no en almíbar, es muy recomendable para prevenir o evitar la obesidad, ya que ralentiza el paso de los alimentos por el estómago y se produce una sensación de saciedad, “por lo que se come menos”.

Indicó que esta fruta, originaria de América Central, contiene una enzima llamada bromelina que actúa como sustitutivo de los jugos gástricos, mejora las digestiones y destruye la cubierta de quitina que protege a los parásitos intestinales, que son expulsados del organismo.
un efecto benéfico de eliminación de toxinas por medio de la orina, “y ayuda así a quienes tienen problemas de riñón, vejiga y próstata

 

El Melon
Además de su riqueza en vitaminas y minerales, el melón poseen toda una serie de componentes que pueden aprovecharse para curar algunas enfermedades. Entre las principales se encuentran las siguientes:

Aparato circulatorio: Por su contenido en adenosina, los melones ayudan a evitar la formación de coágulos en la sangre, por lo que resultan muy adecuados en aquellas enfermedades que tienen como causa una mala circulación: angina de pecho, ataques de corazón, embolias cerebrales, etc.

Cáncer: Por su contenido en carotenos, el melón ayuda a prevenir la aparición del cáncer. Las poblaciones que consumen esta fruta tienen unos índices de cáncer menores.

Lombrices intestinales: Las semillas machacadas de melón, comidas crudas, ayudan a eliminar las lombrices intestinales.

Reumatismo: Por sus propiedades diuréticas resulta muy interesante en enfermedades en las que haya que eliminar líquido del organismo, como el reumatismo o la gota.

Estreñimiento: El melón posee mucha celulosa que es adecuada para facilitar el tránsito intestinal y evitar el estreñimiento.

Manchas en la piel: Las propiedades depurativas del melón se utilizan para limpiar el organismo y prevenir la aparición de manchas sobre la piel que, en muchas ocasiones, están producidas por las toxinas que se manifiesta en la superficie de nuestro organismo. Resulta muy interesante para esta finalidad la cura del melón, tal como se indica en el recuadro inferior.

Las Fresas
Poseen grandes cantidades de elementos muy necesarios para nuestra salud. Sobre todo, la ya mencionada vitamina C, una sustancia antioxidante que, además, protege al cuerpo fortaleciendo el sistema inmune. Sus ácidos orgánicos poseen efectos desinfectantes y antiinflamatorios.

Las fresas son ricas en agua, incorporan propiedades diuréticas, excelentes para personas que quieran perder peso y que tengan tendencia a retener líquidos. Este efecto diurético también beneficia a aquellos que padecen cálculos renales, hipertensión y ácido úrico.

Ofrecen importantes cantidades de salicilatos, unas sales muy positivas para prevenir enfermedadescardiovasculares, degenerativas y cáncer. Las personas alérgicas a las aspirinas (que están compuestas de ácido acetilsalicílico) deberán tener cuidado al consumir fresas, ya que pueden aparecer algunos efectos adversos.

Por último, no podemos obviar la importante cantidad de ácido fólico que tienen: una sexta parte de la cantidad diaria recomendada por cada 200 gramos de esta fruta. Este compuesto es fundamental para las embarazadas, ya que favorece la multiplicación celular. Su carencia está asociada a casos de anemia y problemas cardiovasculares.

Sandias
Las SANDÍAS , al igual que los melones, constituyen un alimento muy rico en vitamina A , en forma de carotenos. El caroteno principal de la sandía es el licopeno, que es el colorante que tiñe esta fruta de color rojo o rosado. El licopeno, un componente al cual deben su coloración roja los tomates, la coloración amarilla las papayas, etc. Es un componente con propiedades medicinales muy beneficiosas para el organismo, entre todas ellas la prevención de numerosos tipos de cánceres o la disminución del colesterol. Una vez ingerido, el organismo transforma el licopeno en vitamina A uno de los mejores antioxidantes. La ingestión de esta vitamina puede ayudar a prevenir muchas enfermedades y alargar la vida. ( Más información sobre las propiedades de esta vitamina).

En mucha menos proporción, otra vitamina muy importante que contiene la sandía con propiedades antioxidantes es la vitamina C que, entre otrasvirtudes , ayuda a la formación del colágeno por lo que resulta ideal en la cicatrización de heridas producidas por traumatismos, cortes, quemaduras, cirugía. Igualmente resultará adecuada para la formación de nuevos tejidos en problemas de huesos rotos, distensiones musculares, rotura de ligamentos, etc.( Más información sobre las propiedades de esta vitamina)
La citrulina y la arginina ayudan a la salud del corazón y al sistema inmunológico, y puede ser de provecho para aquellos que padecen de obesidad y de diabetes tipo 2. Además, el licopeno (otro compuesto de la sandía) posee propiedades antioxidantes y actúa protegiendo a las células humanas del estrés oxidativo, uno de los responsables de las enfermedades como cáncer y el envejecimiento.